El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Zodiaco para bebés y niños
Horóscopo chino para bebés
Educación inicial: Nidos, kinder
Educación primaria
Educación secundaria
Educación superior
CEO, CETPRO
Educación para adultos
Educación especial
Estimulación temprana
Talleres y cursos libres
Vacaciones útiles
Escuela para padres
Pediatras
Odontopediatría
Nanas, niñeras
Peluquería infantil
Centros de recreación
fiestas infantiles
Decoraciones infantiles
Disfraces
Ropa para bebés
Ropa para niños
Fotografía artística
Juguetes didácticos
Cds de música infantil

 

¿QUÉ ES UN PEDIATRA?

El pediatra es un especialista que estudia la materia los mismos años que otros especialistas de adultos como el cirujano, el internista o el gineco-obstetra. Muchos de ellos tuvieron que hacer una residencia rotatoria de postrado, recibiendo así un año más de entrenamiento en las especialidades básicas antes de entrar a la residencia de pediatría, realizando la especialidad durante varios años, en los cuales viven dentro de un hospital (esto es lo que se conoce como la residencia en pediatría). Muchos pediatras hacen además una subespecialidad durante varios años más, como por ejemplo neonatología, que se encarga de los recién nacidos, cirugía pediátrica, cardiología, neurología, ortopedia, infectología, urgencias y medicina crítica, oftalmología, neumología y muchas más. Todos ellos tienen dos títulos: el de pediatra y el de la subespecialidad.
Toda esta preparación va encaminada a que el pediatra esté capacitado para atender todas las necesidades de salud de los niños y adolescentes. El pediatra vigila el crecimiento y desarrollo de los niños, desde su nacimiento –el momento más importante en la vida de un ser humano–, acudiendo al momento del parto o Cesárea, asistiendo su llegada al mundo, vigilando y orientando sobre su alimentación, dando instrucciones a los padres sobre la prevención de las enfermedades y promocionando y aplicando las inmunizaciones o vacunas, vigilando la salud mental, la condición física, los problemas conductuales, emocionales o relacionados con la familia, los de aprendizaje y otros problemas escolares, la prevención y control del consumo de drogas en los adolescentes, los problemas de la pubertad y otros relacionados con la adolescencia.
Es importante que los padres entiendan que en cuestiones de salud los niños tienen unas necesidades muy diferentes a las de los adultos; los niños no son unos "adultos chiquitos". Algunos problemas que vemos cuando un médico de adultos atiende a los niños son los errores en la dosificación de los medicamentos. A un niño no le damos "una cucharadita" de un medicamento porque " lo vemos gordito" y media cucharadita porque "lo vemos flaquito"; los medicamentos en los niños los dosificamos basados en su peso o en el cálculo de su superficie corporal, de ahí que en ocasiones a un niño le puede corresponder una dosis igual a la que se utiliza en un adulto y esto puede parecer una dosis excesiva a las personas que no se dedican a la medicina de niños y, a la inversa, si se indica una dosis pequeña parecería que no tendrá el beneficio terapéutico esperado. Hay muchos medicamentos que hasta la fecha no están aprobados para su uso en niños pero son muy empleados en adultos, como por ejemplo los antibióticos del grupo de las quinolonas o las tetraciclinas que pueden ocasionar manchas permanentes en los dientes. Los medicamentos con cortisona de alta potencia que se emplean para la piel de los adultos pueden tener consecuencias en la piel de un niño, como causarle estrías o envejecimiento prematuro, por lo que para ellos usamos solamente los de baja potencia y cuando su uso está muy justificado. Las técnicas quirúrgicas de la cirugía pediátrica son muy diferentes a las de los adultos. Un cirujano de adultos que opera a un niño pudiera recurrir a técnicas muy agresivas. Como el caso de una niña de 11 años que fue llevada con el cirujano porque tenía una bolita en un seno y éste le practicó una extirpación pensando que era un tumor, sin tener idea que éste es un síntoma de la pubertad. Podrán imaginarse la tragedia.
En muchas ciudades no hay hasta la fecha todas las subespecialidades de la pediatría por lo que los especialistas de adultos tienen que tratar a los niños, así que les recomendamos siempre permanecer en comunicación con el pediatra, en especial, para rectificar las dosificaciones de medicamentos y discutir con ellos las diferencias de tratamiento entre los niños y los adultos.
En términos generales, los problemas de prevención y de tratamiento de la mayoría de las enfermedades agudas las trata el pediatra y los problemas de tipo crónico o que requieren estudios más especializados los debe atender el subespecialista pediatra. Como un ejemplo podemos citar el niño que presenta un dolor súbito e intenso en el oído acompañado de fiebre y al que se le diagnostica infección del oído. Éste lo debe tratar el pediatra. Pero si este mismo niño tiene infecciones recurrentes durante más de tres meses seguidos, no responde a los tratamientos adecuados ni de prevención con antibióticos o presenta sordera, el pediatra lo referirá al especialista otorrinolaringólogo pediatra o audiólogo pediatra para valorarlos y decidir si requiere operarse y colocar los llamados tubos de ventilación.
Para terminar, el pediatra, a diferencia del médico de adultos, quiere a los niños, su trabajo es con niños, está acostumbrado a su llanto, a verlos temblar por fiebre muy alta, a verlos correr por todo el consultorio y la sala de espera, a tocar todo lo que está a su alcance, incluyendo el estetoscopio y el instrumental médico, a los adolescentes que discuten con su mamá porque los llevó con el pediatra "siendo que ya no son unos niños" y a ver y sentir la angustia de los padres que tienen a su hijo gravemente enfermo.
Es importante señalar que el Pediatra está capacitado para tratar desde un recién nacido prematuro hasta adolescentes de 18 años, aunque de acuerdo a la Academia Americana de Pediatría, hasta de 21 años de edad.


Volver a la página anterior

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad